Desde Bayamo, Cuba: Notas sobre Francisco Vicente Aguilera

22 10 2016

Boletín Acento, Bayamo M.N. Segunda Época | Mes OCTUBRE/2016 | Año 2 | No. 19

indice
El regreso de Aguilera: del Calvario al Mausoleo

Isolda Martínez Carbonell

Los restos de Aguilera

(Por telégrafo)

A Francisco V. Aguilera

Rafael María Mendive

El homenaje de Santiago de Cuba a Francisco Vicente Aguilera

Dra. Aida Liliana Morales Tejeda

…………………………………………..
El regreso de Aguilera: del Calvario al Mausoleo

Isolda Martínez Carbonell

La muerte de Francisco Vicente Aguilera y Tamayo en New York, el 22 de febrero de 1877, fue un hecho que conmovió el corazón de los que conocieron su bondad, sencillez y profunda vocación independentista. Se desempeñaba como vicepresidente de la República en Armas cuando en 1871 Carlos Manuel de Céspedes lo designó para que partiera hacia la emigración a unir los diferentes centros revolucionarios y hacer llegar expediciones que abastecieran de logística a las tropas del Ejército Libertador. En medio de la labor un cáncer atacó su garganta, hasta que lo llevó a la tumba. El cadáver fue tendido en el Salón del Gobernador del ayuntamiento de New York, en capilla ardiente. Presidió la fachada del edificio la bandera de los Estados Unidos, el pabellón de la ciudad de New York y la enseña de Cuba Libre, a media asta, en señal de profundo duelo.
Instaurada la República en Cuba, el alcalde de Bayamo, Manuel Plana Rodríguez del Rey, se dirigió al presidente de la nación, el 18 de octubre de 1909, en nombre del pueblo bayamés, para, “pediros nos concedáis gloria de que reposen aquí las cenizas del inmaculado bayamés Francisco Vicente Aguilera, cuyos venerados restos cubren hoy tierra extranjera”.
Una ley dictada el 28 de febrero de 1910 ordenaba el traslado de los restos de Aguilera de Nueva York a Bayamo. La entrega de estos se efectuó el 28 de septiembre de 1910 en el salón de sesiones de la Casa Capitular en Nueva York, por parte del alcalde de esta ciudad a una comisión nombrada por el ejecutivo de la nación cubana.
El 10 de octubre de 1910 se cumplió la aspiración de los bayameses: arribaron los restos del patriota a la ciudad que lo vio nacer. Durante el trayecto varios ayuntamientos le rindieron tributo, cubriendo la urna de coronas. Los restos llegaron a Bayamo en un tren especial que hizo el viaje directo desde La Habana. Vinieron acompañados por el bayamés Miguel del Risco Álvarez y una representación de alto nivel. Fueron llevados a la Casa Capitular y el pueblo le rindió honores. Las reliquias fueron depositadas, ese mismo día, en el cementerio de San Juan, en el panteón de la familia Aguilera y entregadas al alcalde municipal, Manuel Plana.
El 10 de octubre de 1940, los bayameses despertaron ansiosos. Se conmemoraba el aniversario 72 del inicio de las luchas por la independencia, hecho en el que Francisco Vicente Aguilera había sido el principal organizador. Parecía que el homenaje al patriota, en esta justa fecha, coincidiría con una indigna y desacreditadora acción para el pueblo bayamés, pues sus familiares exigían el traslado de los restos de Aguilera para el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba.
Existía tensión y disgusto en el pueblo. Se habían creado las condiciones para ejecutar el traslado. Al llegar a la tumba, la comisión encontró los ladrillos removidos y una sorpresa excepcional: habían desaparecido los restos de Aguilera. A partir de esos momentos varios periódicos del país comenzaron a especular acerca del hecho, manifestaban que en horas de la madrugada de ese día personas desconocidas profanaron la tumba del patriota y secuestraron sus restos. Se buscaban a los autores quienes recibirían todo el peso de la ley.
El periodista bayamés Manuel R. del Risco Álvarez, quien tuvo el honor de trasladar los restos de Aguilera desde La Habana hasta Bayamo, estuvo vinculado a la sustracción. Justificó su proceder argumentando que: “aquello no fue un secuestro, sino un rescate. Nosotros lo que hicimos fue rescatar los restos de Aguilera de la abandonada tumba en que estaban, con el propósito de que no se los llevaran de Bayamo y los trasladaran para un lugar donde estuvieran mejor cuidados”. Aseguró que lo acompañaron dos personas: Emilio Garcés, también periodista e incansable luchador a favor del bienestar de Bayamo y un jamaicano que trabajaba como portero en el hospital General Milanés al que todos conocían por Charles. Este había sido escogido por su discreción y fortaleza física. El relato que realizó del Risco recoge que:
En la noche del 9 había llovido mucho y, aunque no fue tarea fácil, la humedad nos ayudó a remover los ladrillos, que sacamos uno a uno, con mucho cuidado, para no causar destrozos, utilizando solamente un puñal muy bueno que me habían prestado.
La caja que contenía los restos de Aguilera era de bronce y pesaba bastante. Casi amaneciendo llegamos a la casa de Emilio y colocamos el féretro debajo de la cama de su mamá, Julia. Aunque los restos de Aguilera estaban protegidos por láminas de plomo, el agua se había filtrado, durante muchos años, por el estado ruinoso de la tumba, y todo adentro estaba muy deteriorado. Luego, ese mismo día, cuando accedimos a devolver los restos, buscamos a un hojalatero de apellido García, ya fallecido, que hizo una caja interior, debidamente soldada, remozándose el féretro.
Después de materializado el rescate se dieron cuenta que habían dejado una huella. A Emilio se le había quedado su sombrero, con unos papeles dentro de la badana en el cementerio. Ante esa situación, decidieron decir lo que habían hecho al comandante Felipe Elías Thumas, presidente del Centro de Veteranos. Este convocó a todas las instituciones para una reunión urgente en el cuartel de la Guardia Rural, Carlos Manuel de Céspedes e informó que los restos de Aguilera estaban en poder de los bayameses y estos no permitirían que se los llevara. El Centro de Veteranos, el Comité Pro Reconstrucción de Bayamo y el Círculo de la Prensa respaldaban esa actitud.
A continuación Emilio narró cómo habían ocurrido los hechos y terminó diciendo: “Es un ultraje para Bayamo que se lleven de aquí los restos de Aguilera y antes tendrán que matarnos para lograr eso”.
Las gestiones para construir el mausoleo concluyeron en 1958 cuando desempeñaba la función de alcalde de Bayamo, Blas Elías Thumas. La erección de un mausoleo, a la memoria del insigne bayamés Francisco Vicente Aguilera y otros héroes de la Guerra del 68, y que llevaría por nombre Retablo de los Héroes. Se planificó su emplazamiento en el lugar donde existió el antiguo cementerio de San Juan, a un costo de 32 000 pesos, según proyecto de Sergio López Mesa. El propósito quedaba claro: rendirle tributo a los forjadores de la nación cubana, pero además, contribuir al embellecimiento de la cuidad de Bayamo.

El Retablo de los Héroes se encuentra ubicado en la calle José Martí, entre Amado Estévez y Augusto Márquez y es el máximo exponente del conjunto escultórico que existe en la Plaza San Juan formado, además, por el pórtico del cementerio de San Juan, primero al aire libre inaugurado en Cuba, el mausoleo a José Joaquín Palma y la tarja que señala el lugar donde nació Manuel del Socorro Rodríguez. Los restos de Aguilera descansan en la base del monumento con la intención de que su presencia perdure en el recuerdo de todas las generaciones de cubanos y extranjeros que allí lleguen.

Los restos de Aguilera

(Por telégrafo)

Bayamo, Octubre 10. ─Secretario Estado. ─Habana. ─Acaba de efectuarse ante manifestación aquí nunca vista entierro restos de Aguilera. Complázcome manifestarle acto revistió imponente solemnidad, saliendo cortejo fúnebre sin interrumpirse manifestación en medio lluvia. Comisión ha rendido encargo altamente satisfecha agradecida gobierno honor dispensado. Después de colocarse lápida en el lugar fue fusilado Pío Rosado y otros 1880. Más tarde colocada lápida casa donde nació Carlos M. Céspedes, pronunciando yo elogio. Todos actos asistieron provincias, locales, veteranos de guerras y elemento pueblo. Levantada acta entrega restos firmándola comisión y Alcalde, y testigos Gobernador, generales Rabí, Estrada, Capote y Fernández Castro. Embarcamos mañana vía San Luis, tren especial, a las 6, ─ALEMAN.

Tomado de: Periódico La Discusión, La Habana, 10 de octubre de 1910.

A Francisco V. Aguilera

Rafael María Mendive

En el primer aniversario de su muerte

Trocado en Cruz por mano fementida
La espada con que al pueblo defendiste
Del Gólgota en la cumbre al mundo diste
Como Jesús tu adiós de despedida.

Un sueño fue la tierra prometida
Y el sol de libertad antorcha triste,
A cuya luz nublado siempre viste
El ideal más bello de tu vida…

Oh mártir del deber! Oh imagen bella!
De la sagrada flor con cuya aroma
Marca el martirio su profunda huella!

Si de la Patria el templo se desploma,
Sobre sus ruinas se alzará su estrella;
La estrella de los mártires de Roma.

Rafael M. Mendive
New York, 22 de Febrero de 1878

Tomado de: Periódico La Discusión, La Habana, 5 de octubre de 1910.

El homenaje de Santiago de Cuba a Francisco Vicente Aguilera

Dra. Aida Liliana Morales Tejeda

Como coordenada de modernidad, la ciudad de Santiago de Cuba, en los primeros decenios del siglo XX, vio convulsionar su trama histórica con el emplazamiento en sus más importantes espacios públicos de significativos conjuntos escultóricos dedicados a inmortalizar las más destacadas personalidades y héroes de nuestra epopeya libertaria. En este concierto de construcciones conmemorativas la obra dedicada a Francisco Vicente Aguilera no resultó aislada.
Los conjuntos monumentales se convirtieron en elementos pregnantes de los entornos correspondientes por su escala monumental, riqueza volumétrica y la ampulosidad en los detalles simbólico-expresivos empleados. Se caracterizan por estar estructurados en tres partes: basamento, pedestal y escultura. El primero podía presentar diferentes formas geométricas; escalonado, simple o estar elaborados de otros materiales y generalmente incorporaba algunos elementos decorativos: guirnaldas, coronas de laurel y también servían de base donde se insertaban las alegorías de la patria o de la república.
En cuanto a las tendencias predominantes es evidentemente la clásica, bien inspirada en el paganismo greco-romano, bien en su forma renacentista, ya en la forma que afectó el neo-clasicismo, la que de manera más ostensible puede señalarse; producto lógico y natural de la fase académica de estudio local de la escultura.
El monumento se encuentra en el centro del parque Aguilera, orientada su cara frontal hacia el oeste, su inserción en este espacio urbano guarda proporción con la visual alargada de la plaza. El escultor Umberto Dibianco no se apartó de los cánones impuestos por la tradición grecolatina, lo estructuró a partir de una composición clásica triangular compuesta en cuatro partes, sobre una base cuadrada, donde los elementos escultóricos y arquitectónicos observan gran simetría. En su frente y centro aparece la figura sedente de la patria, cuyo manto con un exquisito trabajo escultórico de líneas onduladas, suaviza su estatismo. La imagen femenina de rostro clásico es portadora de un haz de varillas y un pergamino que recoge en su regazo. De sus pies parten orlas de bronce que constituyen la decoración principal de las caras laterales y, a su vez, el vínculo con la parte posterior donde se encuentra inscripto el escudo patrio en bronce. A partir de este cuerpo central se alza un robusto pedestal formado por un paralelepípedo y cuatro columnas, rematado por una cornisa moldurada. Con 3.00 m de alto la estatua de Francisco Vicente Aguilera domina este espacio urbano. En una tradicional pose oratoria, la mano izquierda en el pecho, la derecha levantada en acción discursiva y la pierna izquierda adelantada, detenta un movimiento contenido de majestuosidad. Toda ella revela un exquisito tratamiento de detalles tanto del vestuario como el rostro del representado con sus luengas barbas de anciano venerable.

La inauguración

El acto de inauguración, fue preparado con toda solemnidad y revistió carácter de fiesta pública. Los rotativos locales divulgaron el programa de actividades a celebrar por tan emotivo acontecimiento.
Como se puede apreciar, esta inauguración generó un movimiento de efervescencia patriótica en el cual se involucraban a todos los sectores de la sociedad santiaguera al invitar a las autoridades civiles y militares de la provincia y el municipio, los veteranos, las bandas de música del ejército y del municipio, y se hacia un llamado a la participación masiva de la población y las escuelas en todos los niveles de enseñanza.
Con asistencia de una nutrida representación del pueblo santiaguero se efectuó el acto de inauguración el 24 de febrero de 1913. A las 8:00a.m se inició la ceremonia cuando Antonio Aguilera Kindelán, hijo del patriota, descorrió el velo del conjunto monumental. Fueron pronunciados discursos por el alcalde municipal Ambrosio Grillo y el doctor Antonio Zambrana, y se dejaron escuchar los himnos Nacional e Invasor y se concluyó con las notas de La bayamesa.
La historia siguió su curso, los nuevos proyectos de remodelación de la plaza en las décadas del los cuarenta y sesenta transformaron este escenario urbano, al elevar su nivel de piso en la parte oeste con lo cual se perdió en las visuales generales hacia el parque y en perspectiva, por lo que el monumento no se hacía perceptible para el transeúnte. En 1995, un nuevo proyecto de intervención devolvería al parque a su estructura primigenia, es en ese momento que muchos santiagueros «descubren» la estatua del patriota.
Sirvan estas líneas de agradecimiento a los que nos antecedieron en la noble tarea de rememorar el pasado por medio de las obras de arte.

Boletín Acento . Oficina del Historiador
Bayamo M.N., Cuba. 2016
Estos textos pueden ser reproducidos libremente (siempre que sea con fines no comerciales) y se cite la fuente.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: