La evaluación política objetiva de la dictadura militar franquista es un tema actual

15 11 2014

Foto: Dani_vr

Foto: Dani_vr


Se está evaluando históricamente la historia del franquismo. En Suecia estamos acostumbrados a la denominación de “fascista”, sin saber bien lo que es el fascismo ni tener en cuenta que Franco utilizó a la Falange, sin permitirle que suplantara su dictadura personalista y militar. Un militar no es nada normal al frente de un gobierno durante un período largo y Franco necesitaba un poder de por vida. Por eso necesitaba un partido como vestidura política y se puso al frente de la falange fusionándola nada menos que con el tradicionalismo (que era como unir el agua con el fuego). Los falangistas no eran monárquicos y los tradicionalistas eran partidarios de una monarquía carlista, no de la monarquía moderna. Añadiendo una T a FE (Falange Española Tradicionalista) y combinando la camisa azul con la boina roja, el malabarista dictador Franco se forjó un instrumento político. Para lo cual destituyó y encarceló a Hedilla (el jefe de Falange) después de desaparecer José Antonio Primo de Rivera, cuya condena a muerte (que Francojamás trató de impedir, p.ej. mediante intercambio de presos) fue un chollo para el “victorioso” dictador. La condena a muerte de José Antonio es un crimen execrable en una legalidad democrática, ya que el jefe de la Falange no había cometido ningun crímen acreedor de una pena de muerte. Una cosa es encarcelar a enemigos políticos y otra deshacerse de ellos. El gobierno de la República tenía bastante que desear y nunca se sabrá a lo que su fracasada victoria en la Guerra Civil habría conducido a España. Elegir entre Hitler y Stalin era como moverse entre Guatemala y Guatepeor. Y que Suárez (el jefe de Falange nombrado por Franco) fuera quien llevó a cabo la democratización postfranquista, no deja de ser paradójico.

En estos momentos se está tratando de evaluar históricamente la época franquista. Una exposición bastante interesante es la que ofrece Jesús Palacios en un video de Youtube:

No se trata de evaluar positivamente, sino objetivamente, la larga dictadura del Franco. Dos países s mantuvieron neutrales (por razones muy distintas) frente a Hitler y el nazismo alemán: Suecia y España. Fue una suerte para España que Franco no metiera a España en la contienda. Y fue muy favorable para Suecia el hacer la vista gorda a la actividad bélica alemana e incluso facilitarles la producción de hierro. (En Ludvika hay una mina que todavía hoy se denomina “La mina alemana”).

Como el socialdemócrata que puedo afirmar ser (prófugo del régimen de Franco), nunca me cayó bien esa admiración de la socialdemocracia sueca (que siempre mantuvo distancia frente al comunismo y al anarquismo en su propio país) por las brigadas internacionales y el monumento denominado La Mano, visitado anualmente el 1 de mayo. Y todavía menos admiré la amistad de Olof Palme y Pierre Schori con Francisco Uriz y su positiva opinión acerca del llamado Club de los Cronopios de los años 60-70.

Cordialmente
José L Ramírez

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: