“La Izquierda Mexicana del siglo XX, Libro 1, Cronología”. Polémica

12 04 2014

   izquierda1

 

(Apuntes para un ensayo y guión de la intervención de Mario Héctor Rivera Ortiz en la presentación del Libro 1, el día 10.04.14. en el Librería “El Juglar”.)

 

1. Enfoque general del Libro 1

Vamos a referirnos ahora concreta y muy especialmente sólo a algunos puntos que trata el Libro 1, La Izquierda Mexicana del siglo XX, Libro 1, Cronología [1], contenidos en los textos de Arturo Martinez Nateras,[2] Enrique Semo Calev[3] y en la cronología de Gerardo Peláez Ramos[4].

Con el encabezado de “La izquierda de hoy”, Enrique Semo Calev describe la izquierda en México y America Latina como “…una nueva izquierda más pragmática, más amplia, orientada a la construcción de coaliciones que dirigen su acción contra los ajustes neoliberales, impuestos desde arriba” y “… está modificando la política y la economía de la región, por medio de la competencia electoral, las masivas movilizaciones públicas y la creación de nuevos proyectos de integración de países latinoamericanos….” “La nueva izquierda -afirma Semo- está firmemente anclada en las expectativas de cambios democráticos y progreso social….” “engloba a “organizaciones y personalidades de muy diverso grado de radicalismo o gradualismo…” En seguida, el mismo historiador, afirma su vieja línea pluralista al recomendar que en lo ideológico “debe abrirse para sumar desde sectores moderados hasta los que siguen manteniendo el ideal de la abolición de la propiedad capitalista y el socialismo.” (Obra citada, p. 37)

Arturo Martínez Nateras en la introducción al Libro 1, aunque habla de “la presencia estelar del PCM, igual que E. Semo, no hace diferencias en el interior de la nueva izquierda y la trata como un todo indivisible; por lo tanto, soslaya la coexistencia en su interior de corrientes históricas contrapuestas y en lucha constante entre sí: las que están por la destrucción del viejo aparato burocrático-militar burgués y la toma del poder por el proletariado y las que están por la perpetuación del capitalismo y el Estado de clase. Mucho menos se hace mención al rol de vanguardia que debe jugar la clase obrera y los campesinos al frente de la nueva revolución. Todo es, según ambos escritores, el eterno y tibio océano clasemediero.

Semo y Nateras hacen énfasis, con cierto orgullo, en el espíritu unitarista y finalmente liquidador de la izquierda comunista mexicana que se impuso en el siglo pasado a través de las fusiones “inéditas” de los años ochenta y se coronó con la desafortunada fundación del PRD: “la liquidación de la presencia partidista organizada del marxismo, del comunismo.” (p. 14) Confiesa textualmente Nateras.

En esta materia, sin embargo, la prioridad le corresponde a Roger Bartra quien desde el año pasado publicó su confesión de parte, como liquidador del PCM. (entrevista a R.B. publicada por SDP Noticias. com. El 25 de julio de 2013).

No obstante los puntos criticables u omitidos en el Libro 1, se trata de un esfuerzo respetable que hay que saludar sinceramente y a cada uno de los autores en lo particular, especialmente al compañero Arturo Martínez Nateras. Además, hay tiempo para rectificaciones, puesto que se trata de una obra todavía inconclusa.

 

2. Algunos puntos polémicos u omitidos en la Cronología.

 

Julio-agosto (1959).

“El Pleno (de julio-agosto) acuerda suprimir el puesto de secretario general y nombra la Comisión Organizadora del Decimotercer Congreso Nacional del Partido Comunista Mexicano. Termina así el periodo de Encina y se abre el de la renovación partidista.” (p. 278)

La Cronología de Ibarra, omite que al Pleno del C.C. de Julio-agosto asistió una delegación del XXI Congreso del PCUS, de cuando ese partido vivía plenamente su etapa termidoriana y que el cargo de secretario general sería ocupado por una comisión de tres personas. No se menciona, tampoco, que en ese evento se aprobó la resolución acerca de la lucha interior en el partido, documento que, en esencia, es una crítica dura y contradictoria a la gestión del camarada Dionisio Encina como secretario general del Partido. La citada resolución asienta en el apartado V, punto 7: “Tomando en cuenta que pese a las decisiones de los Plenos del Comité Central de diciembre de 1956 y octubre-noviembre de 1957 no se ha restablecido en nuestro Partido el principio marxista-leninista de la dirección colectiva, el Comité Central resuelve eliminar el puesto de Secretario General del Partido.”[5]

¿Por qué no se destituyó directamente a Encina y se recurrió al subterfugio de la supresión de la Secretaría General del Partido?

2 de septiembre de 1959.

“Detención en Torreón, Coah., de Dionisio Encina. Es declarado formalmente preso en día 6.” (p. 278)

Pero la Cronología no señala que Encina fue arrestado, apenas dieciséis días después de su destitución como secretario general de Partido e inmediatamente encarcelado por muchos años.

27 de abril de 1960.

“El Comité del DF, del Partido Comunista Mexicano resuelve expulsar a José Revueltas, Eduardo Lizalde, Enrique González Rojo, Juan Brom y otros militantes.”

En tanto que la Cronología comparativa de Eduardo Ibarra, afirma sobre el mismo asunto que: “Mediados de abril, 13 militantes del PCM encabezados por José Revueltas, deciden separarse de éste, e ingresar al POCM.” [6]

Nada se opina sobre las causas de esa escisión y no se informa tampoco que en ese momento el secretario general del Comité del DF, era Fernando Granados Cortés, también miembro de la Comisión Política y no por el Comité del DF, electo en el IX Congreso Distrital, celebrado en el mes de junio de 1961, disuelto seis meses después por el V Pleno, en diciembre del mismo año.

27-31 de mayo de 1960.

“Se realiza en la clandestinidad el XIII Congreso Nacional Ordinario del PCM que resuelve:”

“15. Esto cambios exigen que al frente del Estado se encuentre otras fuerzas, no las actuales, que representan a la gran burguesía aliada con el imperialismo. Deberán estar las fuerzas patrióticas, antiimperialistas, democráticas, capaces de imprimir un nuevo rumbo a la nación. Estas fuerzas sólo podrán llegar a ocupar la dirección del Estado por el desplazamiento de las fuerzas caducas que, junto con el imperialismo, saquean las riquezas del país. Este proceso es una revolución. Es la revolución democrática de liberación nacional, a la que habrá de llegarse mediante la integración de un poderoso movimiento de frente democrática de liberación nacional.” (p. 280)

“Es elegida la nueva Comisión Política del Comité Central, quedando integrada por David Alfaro Siqueiros (entonces en prisión), Fernando Granados Cortés, Camilo Chávez, Edelmiro Maldonado, Arnoldo Martínez Verdugo, Manuel Terrazas y Gerardo Unzueta.” (p. 281)

En la Cronología Comparativa de Eduardo Ibarra,[7] se dice sobre el XIII Congreso: “Aprueba el informe del C.C. que presenta Arnoldo Martínez Verdugo e inicia una nueva orientación política. Postula la necesidad de una nueva revolución, adopta nuevos Estatutos y restablece las normas democráticas de funcionamiento; modifica el núcleo dirigente y crea el Secretariado Colectivo. Admite en sus filas a Valentín Campa y reivindica la memoria de Hernán Laborde.”

9 de agosto de 1960.

“Detención de David Alfaro Siqueiros” (p. 281)

Se omite que junto con David fueron arrestados por la policía, Filomeno Mata, Arnoldo Martínez Verdugo y Edelmiro Maldonado y que mientras David y Filomeno, pasaron cuatro años en Lecumberri, el resto fue liberado de inmediato.[8]

5-8 de marzo de 1961.

“Conferencia Latinoamericana, por la Soberanía Nacional, la Emancipación Económica y la Paz, bajo la presidencia colectiva de Lázaro Cárdenas, diputado, Alberto T. Casella, de Argentina y Domingo Vellasco, de Brasil. Esta conferencia es el antecedente directo de la Asamblea Nacional de las Fuerzas Democráticas, que dará origen al Movimiento de Liberación Nacional en el próximo mes de agosto.” (p. 283)

En torno a este punto, se omite en el Libro 1, todo lo relacionado con el fracaso y desaparición del MLN, muy especialmente el papel que en esos sucesos desempeñó su principal fundador, el general Lázaro Cárdenas del Río. Remember la reunión de Río Cupatitzio, entre Cárdenas y Díaz Ordaz y el voto “razonado” del primero, a favor del segundo.[9]

También se omite el saludo que desde Lecumberri enviaron a la Conferencia Latinoamericana 17 presos políticos, entre ellos David Alfaro Siqueiros, Demetrio Vallejo, Gilberto Rojo Robles, Dionisio Encina, Filomeno Mata, Valentín Campa y otros.[10]

7-13 de diciembre de 1961.

“El Quinto Pleno del Comité Central del PCM resuelve disolver el Comité del Distrito Federal, destituir del Comité Central a Mario H. Rivera y separar de la Comisión Política a David Alfaro Siqueiros.” (p. 285).

La Cronología de Ibarra, sobre el mismo punto señala que el V Pleno del CC acuerda disolver al Comité del DF, “por no garantizar las resoluciones del XIII Congreso del PCM.”

No se dice que dicha medida fue votada sólo por 14 de los asistentes al V Pleno del C.C. sin la presencia del quórum legal prescrito en los Estatutos, puesto que se ausentaron de él, por su desacuerdo, los camaradas, J. Encarnación Valdez, Arturo Orona, Juan José Meraz y Ramón Danzos Palomino,[11] y el Camarada Davi Alfaro Siqueiros (en prisión) por medio de varias cartas dirigidas al C.C., expresó su oposición a las sanciones mencionadas.

 

izquierda2

24 de abril de 1962.

“PCM: Resolución conjunta contra los izquierdistas disidentes distritenses (subrayado de MHRO): “La Comisión Política del Comité Central y la Comisión Central de Control, resuelven: 1° Expulsar del Partido Comunista Mexicano a: Mario Rivera, Guillermo Rousset, Augusto Velasco, Martín Reyes, Carlos Félix, Carlota Guzmán, Leonel Padilla, C. Mallen y L. B.” (285-286)

En Marzo de 1962 La Voz de México da cuenta del mismo hecho consumado.[12] O sea dicho en otras palabras, que fue expulsado en masa el 60% de los miembros del Comité del Partido en el DF, incluyendo a Guillermo Rousset, su secretario General.

4 de septiembre de 1981.

“Las células 26 de Julio y Luis Morales del PCM consideran inmaduras (subrayado de MHRO) las condiciones para la fusión del PCM y los otros organismos de la izquierda.” (p. 357).

Lo que en realidad publicaron las células 26 de Julio y Luis Morales en la revista Por Esto! (No. 13, del 24 de septiembre, de 1981, p. 65) y en sus boletines 26 de Julio y Medicina y Sociedad, fue la decisión de luchar para salvar, en medio de aquel desbarajuste de fusiones inéditas, los principios que garantizaran la existencia y desarrollo de “un partido socialista proletario, internacionalista, marxista leninista.”

15-18 de octubre de 1981.

“Primera fase del vigésimo Congreso del Partido Comunista Mexicano a las 17.00 horas del día 15 se inicia los trabajos, con 278 delegados de 34 comités estatales y regionales… Por unanimidad se resuelve a la unidad orgánica con los partidos de izquierda.” (p. 358) “Son introducidos los cambios necesarios (subrayado de MHRO) en el nombre, artículos de Estatutos y antefirma. Suscribe las actas, Valentín Campa.” (p. 358)

Treinta y dos años después todavía el historiador Enrique Semo escribió sobre este mismo asunto que “La decisión de la disolución del PCM en 1981 fue unánime desde la dirección hasta el último militante” (Revista Proceso N° 1912, 8 de junio de 2013), afirmación falsa, que el Libro 1, tuvo que, mal corregir, como se puede ver en la nota del 4 de septiembrbe de 1981.

 

Nota final: los acontecimietos referidos en este guión, desde septiembre de 1959, hasta octubre de 1981, parecen haber sido enhebrados en un hilo negro sin discontinuidad, con la participación de varios actores, entre los que figuraron cuadros políticos, simpatizantes de todas las causas y agentes de la Inteligencia estatal…

 

3. Propuestas.

a) Existiendo un número indeterminado de discrepancias acerca de la forma y fondo de la historia del PCM y la amplia izquierda mexicana, propongo la formación de una Comisión de la verdad que se ocupe de esclarecer los puntos de conflicto. O sea una comisión de científicos sociales marxistas leninistas, en la que por supuesto no participen instituciones oficiales, paraoficiales, ni personalidades que hayan falseado los hechos con anterioridad.

b) Solicitar a quien corresponda, la apertura de los archivos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) o Servicio Secreto Mexicano y de la Secretaría de la Defensa Nacional, para probar la infiltración policíaca dentro del C. C. en los años 1960-80 y quien o quienes fueron los agentes encargados de ese trabajo.

 

[1] Arturo Martínez Nateras, La Izquierda Mexicana del Siglo XX, Libro 1, Cronología, UNAM, Gobierno de Estado de Morelos, Méx. DF, 2014.

[2]Arturo Martínez Nateras, Introducción, obra citada, p. 9

[3] Enrique Semo Calev, La izquierda de hoy, obra citada, p. 39.

[4] Gerardo Peláez Ramos, Cronología, obra citada.

[5]Acerca de la Lucha Interior del Partido. Ediciones del Comité Central, México, 1959, p. 17.

[6] Eduardo Ibarra, Cronología Comparativa, –sección final del libro de A. Mártínez Verdugo, Historia del Comunismo en México, enlace-grijalbo, M´xico DF., 1985, pp. 407-483.

[7] E. Ibbarra, Cronología Comparativa, Historia del Comunismo en México, enlace-grijalbo, México DF, 1985, p. 450.

[8] Guillermo Rousset, intervención en el V Pleno del C.C. publicada en El Fracaso de la Revolución democrática de Liberación Naional, de MHRO, Offset Caya México DF, mayo de 2000, p.p. 175-178.

[9] Política, Vol. III, No. 56, pp. 5-7.

[10] Política, Vol I, Pág. 21

[11] Mario Rivera Ortiz, El fracaso de la revolución democrátic…” p. I82

[12] La Voz de México, No. 1723, 03.05.62.

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: