LA CIUDAD DE JERSON EN UCRANIA

10 05 2013

jerson

París, 5 de mayo de 2013.

Recordada Ofelia:

La región de Jersón está situada en el sur de Ucrania ocupando las dos orillas del río Dniéper, las costas del Mar Negro y del Mar de Azov. Estas tierras fueron adheridas al imperio ruso después de las guerras entre Rusia y Turquía (1768-1774).

La ciudad de Jersón es un puerto fluvial y marítimo ya que se encuentra a sólo 30 kilómetros de la desembocadura del río Dniéper. La ciudad obtuvo su nombre en honor de la antigua colonia griega Quersoneso y como casi todas las ciudades del sur de Ucrania, fue fundada en 1778 como fortaleza por el príncipe Potemkín por orden de Catalina II. Hogaño cuenta con unos 360 000 habitantes. Durante numerosos años en su puerto anclaba la flota rusa del Mar Negro, hasta que fue trasladada a Odessa.

Visitamos La Catedral de Santa Catalina (1781-1786), de estilo clásico ruso, obra el arquitecto E. Starov. Allí se encuentra la tumba de Grigori Potemkí y frente a ella el butacón en el cual se sentó la zarina a rezar por el alma de su querido amigo. En 1922 la catedral se vio despojada de todos los objetos religiosos de valor. La cerraron en 1930 y en 1962 la convirtieron en Museo del Ateísmo. Sólo el 25 de agosto de 1991 fue entregada nuevamente a la iglesia ortodoxa rusa. En su jardín se encuentra una humilde casa en la cual vive el sacerdote que oficia en la Catedral. Excelente ejemplo para todos los hombres de iglesia del mundo.

Al centro de la ciudad recorrimos una enorme explanada a lo largo de la cual se pueden observar numerosos monumentos a los héroes de la Segunda Guerra Mundial, al final de la misma se alza una gigantesca columna sobre la cual una mujer en bronce simboliza la patria ucraniana. Al pie de ella se encuentra la llama eterna con la tumba del soldado desconocido. Desde allí una escalinata permite llegar hasta el río.

La guía nos contó que al independizarse Ucrania de Rusia, unos provocadores llevaron salchichas y se pusieron a cocinarlas con el fuego de la llama eterna. La población no apreció la “gracia”, como tampoco la policía, por tal motivo fueron llevados a juicio y terminaron condenados a penas de prisión.

Paseando por el centro de la ciudad pudimos admirar un gran monumento a Potemkí, que está ubicado sobre el pedestal donde se encontraba en la época soviética el de Karl Marx, el cual fue derribado.

A pocos kilómetros se encuentra el pintoresco pueblo sueco de Zmiyivka, cuyos primeros habitantes fueron llevados allí por Catalina II a fines del siglo XVIII, para salvarlos del vasallaje al que se les sometía en la parte de Suecia que entonces estaba gobernada por Rusia.

Esa noche nuestro barco penetró en el delta del Dniéper para continuar navegando por él hasta Kiev, donde terminó nuestro viaje por la bella Ucrania. Pero tengo aún mucho que contarte antes de llegar a la capital.

El Dniéper es una importante vía fluvial de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, de unos 2.285 km de longitud. Es et tercer río más largo de Europa, superado solamente por el Volga y el Danubio. El Dniéper nace al suroeste de Mosul, en las colinas Valdai, y fluye en dirección sur hasta su desembocadura en el Mar Negro, cerca de Jersón, en Ucrania. Es navegable a lo largo de 1 677 kms. durante ocho meses al año. En el año 988, a la altura de Kiev, fue escenario del primer bautismo masivo de los eslavos por parte de su príncipe San Vladimir.

Los principales afluentes del Dniéper son el Berezina, el Desna y lt Pripiat. Kiev es la principal ciudad a orillas del Dniéper. Entre otras ciudades importantes están, de sur a norte, Jersón, Zaporizhia, Dniepropetrovsk y Dnieprodzerjinsk en Ucrania, Mogilév en Bielorrusia, y Smolensk en Rusia.

En la antigüedad, el Dniéper era una ruta comercial importante entre las zonas norte y sur de la Europa Oriental. Conforme fue aumentando el tamaño de los barcos, la importancia comercial del Dniéper fue decreciendo, principalmente, debido a la imposibilidad de navegar por los rápidos que había al norte de Zaporizhia. El problema se resolvió en 1932, cuando se terminó de construir la gran presa hidroeléctrica de Dneproges, al norte de esa ciudad, que suministra energía a las ciudades situadas a lo largo de la zona sur del curso del río. La presa elevó el nivel de las aguas del río lo suficiente por encima de los rápidos como para que los buques pudieran pasar con seguridad.

La construcción de un canal que unía el Dniéper con el río Bug Meridional en el sur y los canales del norte que unían el Berezina y el Pripiat con los ríos Daugava y Nemunas, respectivamente, convirtieron al Dniéper en la principal ruta entre el Mar Negro y el Báltico.

En la próxima carta seguiré navegando por el Dniéper hacia el norte, rumbo a Kiev.

Un abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: