EL PALACIO VORONTSOVSKY DE YALTA

4 03 2013
Invernadero del palacio.

Invernadero del palacio.

París, 4 de marzo de 2013.

Recordada Ofelia:

Quizás te preguntes cómo es posible que te escriba tres cartas diarias. Simplemente es porque llevo un mes en casa con reposo médico después de la operación de la rodilla. Escribo unas cinco horas al día, leo durante unas tres horas y después de dar mi paseíto cotidiano por el parque frente a casa, veo algún buen filme en DVD. Esa es mi vida de convaleciente.

El sábado comenzaron las dos semanas de vacaciones de invierno, así es que seguiré con mi vida casi “monástica”, aunque ya hoy debo comenzar los ejercicios con el fisioterapeuta. Tengo una buena noticia: ¡Ayer La Ciudad Luz estuvo iluminada por un sol casi cubano! En el noticiero de la tele, el meteorólogo de turno nos informó que según las estadísticas, desde el 1° de enero los parisinos habíamos tenido nada menos que… ¡33 horas de sol! ¿Qué te parece? Y después hay quién se pregunta aún por qué hay tantos suicidios.

Pero bueno en esta carta te quiero contar la visita al espléndido Palacio de Vorontsovsky, considerado como el más exótico de Crimea, está situado en Aloupka, a sólo 16 kilómetros de Yalta. Se alza al pie del Monte Aï-Petri (de 1233 metros de altura), frente al Mar Negro. Fue construido por el arquitecto inglés Edward Blore para el entonces gobernador de Odessa, el entonces famoso conde Mikhaïl Vorontsov entre 1826 y 1846. Un siglo más tarde, serviría de residencia al gran Winston Churchill y a la delegación británica que asistió a la Conferencia de Yalta (1945).

El palacio es lujoso, sobre todo la sala azul, el comedor inglés y el invernadero. Éste último está repleto de esculturas en mármol blanco que surgen entre las bellas plantas exóticas. Tiene dos «rostros», pues la fachada que da a la montaña es de estilo Tudor medieval, mientras que la fachada sur que da al mar es de estilo árabe y recuerda a la Alhambra de Granada.

Desde el jardín que separa el palacio del mar, la vista hacia Yalta es espectacular. Allí se encuentran seis leones de mármol flanqueando la terraza y la escalinata que conduce al mar. Se cuenta que al verlos, Churchill exclamó: “se parecen a mí, sólo les falta el puro habano en las bocas”.

El parque que rodea al palacio fue ideado por el paisajista alemán Karl Antonovicht Keevach, el cual plantó en él más de 200 tipos de árboles diferentes.

El palacio perteneció a la familia Vorontsov hasta el triunfo de la Revolución de Octubre. En 1921 se convirtió en museo, los comunistas lo respetaron, sin embargo, durante la ocupación alemana (1941-1945) fue saqueado, aunque la estructura arquitectónica, los jardines y el parque no sufrieron “daños colaterales”, como diríamos hogaño.

Mikhaïl Vorontsov, príncipe ruso y mariscal, era hijo del conde Semión Vorontsov. Fue educado desde niño en Londres. Entre 1805 y 1807 combatió contra las tropas napoleónicas, haciéndose célebre por su valentía en las batallas de Pultusk y Friedland. Entre 1809 y 1811 combatió a los turcos. En la batalla de Borodino su división combatió contra tres divisiones napoleónicas a cuyo frente se encontraba el mariscal Davout. Fue varias veces a la carga sable en mano contra los galos, hasta el punto que de sus 4 000 soldados sólo quedaban vivos unos 300 y él mismo fue gravemente herido. Pero su leyenda de heroico combatiente por la Patria Rusa se convirtió poco a poco en realidad.

La lista de batallas en las que participó es larga: Dannewitz, Leipzig (1813) Craonne (1814), Varna (1828) y en 1829 logró impedir que los turcos penetraran en Rusia.

Según los allegados a la familia, mientras Mikhaïl Vorontsov combatía a los turcos, su esposa, la condesa Elisabeth Branicka, hija de Francisco Javier de Korczak-Braniccki, “sucumbía” al encanto de los poemas que le dedicaba en gran Pushkín en su residencia de Odessa.

En 1844 Vorontsov fue nombrado por el zar comandante en jefe y virrey del Cáucaso. Gracias a sus victorias contra Chamil, jefe de las tribus que combatían a los rusos, fue elevado a la condición de príncipe con el título de Alteza Serenísima. Las batallas y las victorias continuaron, hasta que el zar en 1853 le autorizó a retirarse debido a las numerosas heridas que había recibido durante las batallas. Murió el 18 de noviembre de 1856 en Odessa.

Como ya te dije anteriormente, podrás encontrar numerosas fotos de todos los lugares que te estoy describiendo del viaje por Ucrania en mi página de Facebook: Félix José Hernández París.

Te seguiré contando en la próxima carta sobre El Palacio de Livadia de Yalta, donde tuvo lugar la celebérrima conferencia.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: