EL PALACIO DE LIVADIA Y LA CONFERENCIA DE YALTA

4 03 2013

Imagen
Mesa donde se reunían Stalin, Churchill y Roosevelt.

París, 4 de marzo de 2013.

Recordada Ofelia:

Terminaré con esta carta el recorrido por Crimea. A partir de mañana te contaré como después del pasar por el Mar Negro y el delta de río Dniéper, navegamos hasta Kiev, visitando lugares de gran interés histórico y artístico.

El espléndido palacio de Livadia, está situado a sólo tres kilómetros de Yalta, era la residencia de verano de los zares. Se encuentra frente al mar, rodeado por jardines y un gran parque arbolado de cuarenta hectáreas. Un  antiguo palacio había sido construido en ese lugar por Alexandre II después de que la zarina realizó su primer viaje a Yalta en 1861. El último de los Romanov, Nicolás II, encontraba que era muy pequeño, por lo tanto ordenó construir entre 1910 y 1912 un palacio en mármol de Carrara blanco impresionante, de estilo renacimiento florentino. Posee  116 habitaciones y dos patios interiores, uno de los cuales es una magnífica copia del Claustro de San Marco de Florencia (en él fue tomada la famosa foto de los tres grandes hombres políticos sentados en sendos butacones que todos conocemos), el otro presenta un estilo árabe.

Al recorrer las fastuosas salas, uno se puede percatar del estilo de vida de la familia imperial rusa. En 1925 Lenin lo transformó en sanatorio para obreros y campesinos. Allí se desarrolló en febrero de 1945 la famosa Conferencia de Yalta en la cual participaron Stalin, Roosevelt y Churchill; ésta fue la causa de que el palacio adquiriera un renombre mundial.

Partiendo desde el bellísimo jardín del palacio, se puede tomar un sendero que fue trazado según las recomendaciones del médico de Nicolás II, persuadido que el ejercicio regular al aire libre podría curar a los Romanov de la tuberculosis. El zar caminaba habitualmente por él, en uniforme y con un fusil al hombro, seguido por un guarda espaldas. El sendero mide siete kilómetros y termina en el sanatorio Rosa Luxemburgo en el pueblito de Miskhor.

Desde el 1974  fue convertido en museo. En sus salas hay numerosos objetos, documentos y fotos históricas. En la sala de música se puede admirar el piano blanco con el cual el gran Serguei Rachmaninov  interpretaba la música para su ilustre público.

Se puede visitar el despacho del zar, el pequeño comedor familiar, el gran salón blanco que sirvió para la reunión de las tres delegaciones,  el despacho de Roosevelt, la sala donde se reunían sólo los tres grandes y sus traductores, la sala donde fue firmado el tratado, etc. En esta última sala se encuentra el documento firmado por los tres grandes, en un cuadro sobre un atril, así como también la primera página del periódico Pravda en el que anuncia su firma.

El resultado de la Conferencia e Yalta fue funesto para millones de personas, los países de Europa del Este y una parte de Alemania cayeron bajo el yugo comunista, sólo Austria, Grecia y Finlandia se salvaron “milagrosamente” de la dictadura roja. Pronto comenzaría la Guerra Fría y, hubo que esperar por más de cuatro décadas a que con la caída del Muro de Berlín, el viento de la Libertad soplara de nuevo por todo el continente.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: