LA MUERTE DE DANIEL MARTÍN LAVANDEIRO

25 01 2013
Entrada al tristemente célebre Castillo del Príncipe. La Habana.

Entrada al tristemente célebre Castillo del Príncipe. La Habana.

París, 23 de enero de 2013.

Querida Ofelia:

Te envío un nuevo testimonio que me hizo llegar desde Miami Miguel García, ex guerrillero del Escambray, que combatió contra el régimen de Fulgencio Batista. Como en los anteriores, podrás enterarte de algunos detalles de nuestra historia contemporánea, que el régimen de los hermanos Castro ha tratado de borrar o a transformar según sus intereses y los de su camarilla.

“Cuando Luisito Goicoechea se alzó en el Escambray y sabiendo yo que él era el único sobreviviente de los que llegaron al segundo piso del Palacio Presidencial, le pregunté: ¿Cómo fue que José Antonio Echevarría y el Directorio Revolucionario se habían aliado y por qué tú, Goicoechea, tomaste parte en el ataque al Palacio Presidencial?

Respondió que la FEU no contaba con armamento para secundar el desembarco de Fidel Castro, pero si contaba con Echevarría, un dirigente valiente, honesto y con un enorme poder de movilización.

Sumemos que ellos tenían al Directorio Revolucionario, el brazo clandestino de la FEU, donde militaban personas que no eran necesariamente estudiantes pero querían conspirar contra Batista y seguir las ideas democráticas.

Menelao Mora y Carlos Gutiérrez, llegaron a la conclusión de que si los estudiantes no contaban con armamento para respaldar el desembarco de Fidel Castro, valdría la pena invitarlos a participar en los planes que ellos estaban gestando.

Pronto quedó sellado el compromiso con Echevarría de que ellos, llegado el momento, serían formalmente invitados a participar en una acción de envergadura, pero Menelao y Carlos Gutiérrez Menoyo mantuvieron en secreto cuál sería la operación. Estas condiciones fueron aceptadas, como una cuestión de seguridad necesaria. Sin embargo, se precisó que la acción constaría de dos grupos de apoyo, uno del ataque que estaría bajo el mando de Carlos y otro de apoyo, encabezado por Ignacio González” y que también contaría con el apoyo de Calixto Sánchez White, que era el secretario general del sindicato de mecánicos del aeropuerto que se encargaría de tomar el aeropuerto de Rancho Boyeros. El hombre encargado de avisar a Ignacio y a Calixto sería Faure Chomón, cosa que él no hizo.

En la reunión Carlos comentó : – Es una pena que El Gallego Daniel, esté preso en El Príncipe, porque, en verdad, sería el indicado para dirigir esta operación y yo como segundo al mando.

El Directorio Revolucionario que era dirigido por Echevarría, tomando las palabras de Carlos, comenzó a planificar, de una manera muy coherente, la fuga de Daniel Martín y de un activista de la vertiente Auténtica, que también estaba preso llamado Abelardo Rodríguez. Echevarría nombró a Faure Chomón como jefe de esta operación de la fuga de Lavandeiro y lograron introducir unas armas cortas y unas granadas de mano en la cárcel. A pesar de los riesgos, el plan parecía marchar a la perfección.

Señalado el día y la hora en que debía iniciarse el intento de fuga, se determinó que un grupo de El Directorio, tan pronto escuchara el tiroteo dentro de El Castillo, abrirían fuego de ametralladora contra las garitas de El Príncipe, desde la florería que quedaba frente por frente. Esto ayudaría a crear la confusión y representaría un formidable apoyo.

Mientras tanto, en medio del tiroteo otros miembros del Directorio, estarían atentos para recoger a los fugados, tan pronto los viera descender por la larga escalera que conduce desde El Príncipe a la calle.

La evasión fue un completo éxito, las rejas fueron abriéndose unas tras otras. Los dos prisioneros corrieron veloces hasta alcanzar la puerta principal y hacer estallar la granada contra la garita.

A Daniel Martín Lavandeiro le tocó la peor suerte, al brincar un muro pegado a la escalera, se fracturó una pierna y descendió lentamente escalón tras escalón, unas veces incorporado y otras arrastrándose, hasta que pudo alcanzar el pavimento. Daniel buscaba el carro salvador que debía esperarlo y que al mismo tiempo le facilitaría ropa de civil, pero allí, insólitamente, no había nadie que lo esperara con el carro.

Daniel urgió a su compañero de fuga a que escapara del lugar y lo dejara solo. Abelardo Rodríguez hizo lo que Daniel Martín le dijera y se marchó por sus propios medios y se salvó. Y Faure no estaba allí esperándolo.

La tarde había quedado atrás y la penumbra de la noche lo inundaba todo, Daniel hizo señas, desesperadamente, a los distintos autos que pasaban a gran velocidad, pero nadie paraba. Faure Chomón era el que tenía que recogerlo y no estaba allí por ninguna parte. Las sirenas de los patrulleros de la policía se escuchaban cada vez más cerca. La pierna de Daniel Martín ya no aguantaba su cuerpo y éste se dejó caer en el suelo. El frenazo de los patrulleros se hizo sentir y empezaron a descender policías, por todas partes, apuntando al cuerpo de Daniel. Finalmente, uno de los coroneles, esbirro de la dictadura, lo reconoció y exclamó, al tiempo que montaba su ametralladora:

– -Gallego, hijo de puta, pero todavía estás vivo –. Y de inmediato las balas comenzaron a destruir su cuerpo. Sólo hubo un instante de silencio, el breve lapso de tiempo en que aquel esbirro tardó en volver a cargar su arma, para luego continuar a disparar al cadáver de Daniel Martín Lavandeiro. Qué vida tan valiosa se perdió en aquel breve instante, y qué responsabilidad tan enorme para aquel que debía esperar, con el auto, al pie de la escalera. Era inconcebible que un plan tan bien preparado por El Directorio Estudiantil Revolucionario, fallara en un detalle, al parecer insignificante, provocando la muerte de quien pretendían liberar.

Después, con los años transcurridos y las investigaciones, hemos podido esclarecer que José Antonio Echeverría nombró a Faure Chomón para que comandara el grupo para la acción del Castillo del Príncipe, por lo tanto Faure fue el principal causante del fracaso de esa acción.

Faure Chomón cuando ocurrieron los sucesos de Humboldt 7, no asistió a la cita con Fructuoso Rodríguez, era el segundo jefe del Directorio.

Después de la muerte de Fructuoso, Faure Chomón, Enrique Rodríguez Loeche y Humberto Castelló rebautizaron al Directorio Revolucionario, como Directorio Revolucionario 13 de Marzo, para así robarse esa acción revolucionaria que había sido ejecutada con el dinero de los Auténticos y que contaba con aguerridos hombres de otras organizaciones.

También en Humboldt 7 Faure dejó a esos hombres desarmados y no fue a recogerlo el día que tenía que moverlos para otra casa para su seguridad. ¿Por qué los tenía a todos en un solo lugar? Estas y otras interrogantes han sido calladas por Faure, esperemos que antes de partir al más allá las conteste”. Miguel García Delgado.

Sé que lo harás circular entre los conocidos allá en nuestra querida San Cristóbal de La Habana. Es nuestro pequeño granito de arena contra la desinformación establecida por el régimen de los Castro desde hace ya más de medio siglo.

Un gran abrazo con gran cariño y simpatía desde La Ciudad Luz que en estos momentos está cubierta por la nieve. Te quiere eternamente,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: