“Anyada buena i dulse”

3 10 2011
photo

Sinagoga  en Córdoba. Foto: Javi Olano

 

 

Por Isaac Bigio

Esta frase no está mal escrita. Está muy bien redactada en un castellano que es más antiguo que el que hablamos en las Américas, donde hoy reside el 90% de los hispanos del mundo.
Pedir que éste sea un nuevo periodo anual bueno y dulce parecería ser un adelanto prematuro pues aún faltan 3 meses para el 2012. Ello tampoco es un error, pues la gente que celebra hoy el año nuevo mantiene el mismo calendario pre-cristiano que Jesús mismo obedeció toda su vida.
Esta es la frase con la cual se saludan hoy los ladinos, un pueblo del que la hispanidad poco se recuerda.
Esto en parte se debe a que el modelo hispano que llegó con la conquista se basaba en el idioma y la religión impuesta por los reyes católicos a España y a sus colonias en las Américas, África y Filipinas.
Sin embargo, en el mismo año de 1492 en que Colón inició la expansión militar internacional del español hacia el occidente de España, se produjo la difusión de otra forma de castellano hacia el oriente de su país.
Si en el imperio español todos los que hablaban su lengua oficial debían ser católicos (so pena de ir a la inquisición), en las comunidades que esparcieron ese otro español al oriente (particularmente hacia Holanda, Inglaterra, Italia, Grecia, los Balcanes, Turquía y el mundo árabe) éste se solía hablar en las sinagogas y en los barrios judíos.
Tradicionalmente se nos enseña que la conquista española se inició en 1492 en las Américas, pero en ese mismo año había acabado otra en la misma Iberia donde se produjo la primera gran limpieza étnica que precedió a la que padecieron 100 a 150 millones amerindios precolombinos. Esta fue la que expulsó de sus patrias a cientos de miles de semitas españoles.
Según los estudios genéticos de los españoles de hoy, uno de cada tres de ellos proviene de éstos. Un 20% de los españoles desciende de judíos y el resto de moros musulmanes.
Entre alrededor del 711 y 1492, la parte más próspera de Iberia era la más cercana al África: la arabizada Al-Andaluz (hoy Andalucía), centro de la primera gran civilización que dicha península le dio al mundo.
Sin embargo, la presencia africana y judía en Iberia es mucho más antigua. Antes de Cristo en Iberia hubieron pueblos norafricanos (Cartagena proviene de Cartago, hoy Túnez y Libia) y colonias hebreas.
Se habla de que entre un cuarto a un tercio de la población de la España mora llegó a ser judía, quienes estuvieron entre los primeros en producir literatura castellana.
Los 15 millones de judíos del mundo están divididos en dos grandes ramas: la alemana y la española (askenazí y sefaradí, respectivamente en hebreo). De estos últimos, menos del 10% aún habla el ladino, ese castellano tan antiguo que aún no usa letras ‘modernas’ como la ñ, q, ch ó ll.
Cuando un ladino le desea a usted un ‘anyo dulse’ no está ofendiendo a su caligrafía sino queriendo compartirle su alegría.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: