Desde México:”Entre sectarios te veas”.Breve comentario sobre los puntos más relevantes del libro de Joel Ortega Juárez: 10 de junio ¡ganamos la calle!

29 07 2011

https://i1.wp.com/www.edicioneseyc.com/_imgs/uploaded_files/_col/1307981967-201.jpg

  Dr. Mario Rivera Ortiz,  México DF, 28 de julio de 2011

                                                               A la memoria del rector demócrata, Javier Barrios Sierra

 

A diferencia de otros testimonios escritos por actores reales, auspiciados por diversas  instituciones públicas y privadas, sobre el movimiento estudiantil del 1968/1971 calificado únicamente como “democrático”, Joel Ortega Juárez lo caracteriza como un movimiento “libertario, parricida, planetario, revolucionario, anticapitalista y antiestatal”. Tal  diferencia indica que los demócratas reformistas que actuaron desde el interior del movimiento en aquel entonces lo siguen haciendo ahora desde las editoriales y la prensa liberal, con el  fin de reducir y secuestrar el verdadero contenido revolucionario de dicho proceso y entregarlo adulterado a las nuevas generaciones. Joel rompe con esta corriente al destacar, no sólo su intención revolucionaria  sino, la militancia comunista de un gran porcentaje de sus dirigentes e ideólogos del movimiento, sin importar que algunos de ellos, tiempo después, hayan devenido en liberales. Y así lo establece literalmente Joel cuando afirma que el movimiento estudiantil del 68, de aquí y de acullá, navegaba con viento rojo y “no era una rebelión meramente democrática”. Hubo demócratas sinceros en el movimiento, pero hay de demócratas a demócratas…   

Joel caracteriza al movimiento estudiantil  como un proceso esencialmente pacífico, dentro del cual, los núcleos más radicalizados y sólo después de múltiples agresiones sangrientas de  la policía y el ejército, optaron por la contra violencia. Y este asunto que en modo alguno concierne a la moral cristiana se refiere a un problema de política real, que en ocasiones plantea no si la contra violencia es “buena” o “mala”, sino más bien, que su empleo es, a veces, una  necesidad ineludible para defender la vida de las personas físicas  y la misma revolución. Quienes hasta ahora han glosado el libro de Joel deberían de haber discutido este crucial problema de los movimientos sociales de la actualidad, amenazados de un  nuevo baño de sangre, y no lo han hecho. En cuanto a la violencia estatal todo está claro en el texto de Joel, es gratuita, ilegal y, además, expresión pura y simple de una cualidad salvaje, inmanente de la clase opresora y explotadora “nacional”, siempre vinculada por múltiples canales al imperialismo transnacional.

Fueron necesarios los ataques armados  de julio, Agosto, Septiembre y octubre del 68 y luego, del 10 de junio de 1971 contra el movimiento estudiantil, para que algunos grupos de jóvenes se prepararan y practicaran la autodefensa. Y cuando lo hicieron recibieron la crítica de los pacifistas  cristianos y ateos pequeñoburgueses y, por supuesto, de la belicosa gran burguesía gobernante, para la cual la violencia es patriótica y justificada  cuando ella la ejerce al son de la defensa de los derechos humanos, pero “bandidaje”  o “parte del crimen organizado”, cuando hay protestas civiles o una respuesta equivalente de las clases ofendidas.  Joel Ortega  afirma que con la masacre el 10 de julio de 1971 se abrió el régimen del terror priísta y de la impunidad al cuento de la lucha contra la “conjura castro-comunista”, tiempo en el que los estudiantes, en grupo o aislados, caminando por la calle, eran  blanco predilecto de los sicarios fascistas. 

Joel, ciertamente, no dio muestras de padecer la endémica e irreversible amnesia de clase que afecta a gran parte de la intelectualidad de este país y no calló ante la violencia que ahora en 2011, golpea al pueblo mexicano, especialmente a los jóvenes y cuya esencia de clase, de todas maneras, es la misma que en el 68; Joel es claro y categórico al señalar la responsabilidad  de instituciones y funcionarios en la llamada Guerra contra el narcotráfico y sus 50 mil víctimas, porque no existen los crímenes anónimos, siempre lleva la firma de clase.

Y cuando Joel examina la solidaridad que despertó la lucha estudiantil del 68 no se le escapa ni perdona, que el apoyo que brindó la clase obrera haya sido mínimo, limitado a grupos de profesores de escuelas primarias, petroleros, electricistas e intelectuales, y tampoco omite la hostilidad que consiguió el movimiento de la gran masa proletaria mediatizada por el aparato sindical corporativo priísta, que se pronunció a través de jefes  como Fidel Velázquez, por el uso  de las fuerzas armadas en contra de los estudiantes.

Joel Ortega Juárez también expone  opiniones críticas duras contra los regímenes socialistas de aquel entonces que guardaron silencio y/o dieron muestras de amistad a los gobiernos genocidas de América Latina, incluido el mexicano, opiniones que están plenamente justificadas por el resentimiento que dejó entre la clase estudiantil la política oportunista mencionada, cuyo ejemplo relevante fue  el  caso del presidente de Chile,  Salvador Allende, quien  hablando en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara,  en diciembre de 1972, olímpicamente excluyó al estudiantado y a la universidad de la revolución, con el fin de descalificar al movimiento estudiantil mexicano y “agradecer” al presidente Luis Echeverría sus atenciones de buen anfitrión, como lo atestigua, también, Guillermo Robles Garnica en su libro, La Guerrilla olvidada.

 Otra parte medular del libro de Joel es aquella en la que afirma que “El movimiento estudiantil de la década de los 60 y de los 70 desempeñó el papel del partido, en sentido histórico”, y en la  que expone 4 argumentos para fundamentar su tesis:

a) Se forjó como memoria histórica del movimiento social, b) Estuvo a la vanguardia de la resistencia al despotismo y autoritarismo del Estado, c) Formó la masa crítica de los activistas y cuadros disidentes, y, d) Alimentó, organizó y encabezó luchas en diversos sectores sociales: en el sindicalismo autónomo, en el movimiento campesino y en el recio y creativo movimiento cultural e intelectual.

En esta argumentación Joel sostiene la tesis estudiantado-partido político de vanguardia y, sin decirlo explícitamente, también la tesis estudiantado-clase social en sí y para sí. Planteamiento con el cual estamos completamente de acuerdo. (M.R.O. El Estudiantado, una nueva clase social, Editorial Offset Caya, México DF, 2007)

Otro penalti  político e intelectual que  anotó Joel Ortega Juárez  en la portería enemiga fue su deslinde claro y explícito  con la representación parlamentaria de las sectas electoreras clasemedieras mexicanas: PRD, PT, Convergencia, etc.,  incluyendo a Andrés Manuel López Obrador.  Tal deslinde es uno de los mayores aciertos de Joel, ya que da una respuesta categórica y contundente a las  múltiples traiciones de la pequeña burguesía política al estudiantado, registradas en la experiencia histórica desde 1939. Se trata de elementos totalmente “quemados”  y sin ninguna autoridad moral frente a los trabajadores mexicanos. La única fracción de las clases medias que  pueden manipular  los demagogos de dichas sectas,  es la que ellos mismos han corrompido desde el aparato burocrático que hoy controlan. La parte más sana de la pequeña burguesía entiende cada vez mejor, que con la única clase social que puede aliarse en México, es con los trabajadores y eso, en dirección a una nueva revolución social que, entre paréntesis, es la única opción posible en  las condiciones de este país. La parte positiva y luchadora de las clases medias, va entendiendo que debe alejarse del movimiento sectario-electorero y sumarse al movimiento de clases, en una fase superior del proceso político.

Finalmente algo sobre los comentarios que un grupo de cuatro panelistas hicieron al libro 10 de Junio, ¡ganamos la Calle!,  en la primera presentación realizada en la Casa de la Cultura de San Ángel, el 9 de junio de 2011. Sinceramente me parece que las palabras de René Avilés, Gustavo Hirales, Pedro Peñaloza y Eduardo Valle, El Búho, no llegaron al fondo del contenido principal del libro, expresaron sólo algunas ideas que traían guardadas en sus cabezas desde tiempo antes y que tenían  deseos de echar al aire, pero en gran medida dejaron el libro a un lado ¿lo habrán leído? Tal duda se fundamenta, también, en la reseña que circuló por internet poco después del acto. No quiero decir que lo que allí se dijo carezca de interés, sino que los comentaristas ignoraron cuestiones centrales del texto a discusión, que obligaba a un análisis  cuidadoso. Si en México existiera una izquierda revolucionaria medianamente organizada, con seguridad estaría discutiendo el libro de Ortega Juárez con más minuciosidad.

Lástima pues, Joel, que nos haya tocado vivir un momento histórico en el que la burguesía  agotó todas sus posibilidades progresistas y cuando la clase trabajadora aún no acaba de hacerse de una conciencia socialista. No obstante, no debemos perder la paciencia. En tal interregno es normal que suceda lo que dices en la frase con la que termina tu libro: “Aunque vivamos un tiempo de canallas, todo está por venir”.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

10 01 2013
http://www.golem.de

Place a silpat liner on a baking sheet (or spray with
nonstick cooking spray). Place it in the oven and heat the
oven to around 350 degrees and allow the stone to heat for around 15 minutes.
That is, until I thought about making a pizza using my
cast iron skillet.

15 04 2013
tinyurl.com

Excellent article! We will be linking to this great article
on our site. Keep up the great writing.

16 04 2013
Mannheim Kindergeburtstag

Wow that was unusual. I just wrote an extremely long comment but after I clicked submit my comment didn’t show up. Grrrr… well I’m not writing all that over again.
Anyway, just wanted to say superb blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: