La venganza de Antoñico

14 06 2011

Tony Santiago García en 1960.


París, 12 de junio de 2011.

Mi querida Ofelia,

Esta crónica es la continuación de la que te envié el 4 de junio bajo el título de: “Faure Chomón acusó de asesinato a Aurelio Nazario Sargen”, producto de mi larga conversación en Miami con el ex guerrillero del Segundo Frente el Escambray  Miguel García Delgado (Miguelito Camajuaní).

“En el mes de Noviembre de 1958, el Dr. Armando Fleites  y Aurelio Nazario Sargen  viajaron desde el Escambray  a Caibarién, de allí a Anguila y después a Miami. Ellos fueron a recabar ayuda para el Segundo Frente del Escambray  y en Miami consiguieron armas.

La conspiración empezó cuando Faure Chomón se enteró de que el Dr. Armando Fleites  y Aurelio Nazario Sargen se encontraban en Miami en una misión del Segundo Frente para  buscar armas. Fleites y Nazario ya tenían algunas donadas por  un organismo que se llamaba FORC. y otras que les entregó Carlos Prío.  Faure Chomón después de firmar el Pacto del Pedrero, envió al Comandante Tony Santiago a Miami para tratar de robarse esas armas. Pero éste al no lograr  hacerlo, le informó a Faure que Fleites y Sargen habían partido para Cuba  por la zona de Caibarién. Entonces Chomón envió a Zoila Águila Almeida (La Niña de Placetas), que era la novia de Juancito Martínez, para que  junto a su novio y Wicho se robaran las armas en la Isla Anguila, por donde debían pasar antes de llegar a Caibarién.  Chomón les prometió que si todo salía bien, tanto Juancito como Wicho podrían regresar al Escambray “libres de pecado”. Por supuesto, Chomón quería debilitar al Segundo Frente y no le importaba salvar a Juancito y a Wicho, a quienes estaba manipulando.

En  la isla de Anguila  volvió a fracasar Chomón, pues el pescador Antoñico impidió el robo  jugándose  la vida en ese empeño. En enero de 1959, Faure Chomón hizo una denuncia en la Audiencia de Santa Clara, contra Aurelio Nazario Sargen , Antoñico Pérez Quesada, los hijos de éste último y Bolaños. Él tenía los informes acerca de cómo ocurrieron los hechos que La niña de Placetas le había comunicado. Ella sí sabía, pues había estado en la conspiración  junto con Juancito, Wicho y otros que se encontraban en la embarcación “Joven América”. Sin embargo, La Niña de Placetas no participó en el juicio y fue Antonio Santiago el que declaró. Tony Santiago no había estado en el lugar de los hechos ni había sido testigo ocular de lo sucedido, pues en el mes de diciembre de 1958, él estaba en Miami tratando de robarle las armas a Fleites  y a Nazario. La que tenía que declarar era La Niña de Placetas y  no lo hizo ¿Por qué? Nadie supo la respuesta. El 2 de Enero de 1959  Tony Santiago regresó a Cuba por el aeropuerto de Rancho Boyeros.

 

No hay dudas que el odio y las exageraciones extremistas provocan reacciones similares en los adversarios. Al final de nuestra historia, Antoñico, el pescador, el héroe que sacaba y traía a revolucionarios por el Puerto de Caibarién, se obnubiló a causa del trabajo sucio de unos cuantos extremistas y cumplió su venganza anunciada. De modo, que  un día mientras conversaba con sus antiguos compañeros, en uno de sus viajes a Anguila, Antoñico se enteró de que la nave pesquera  El Pensativo, se estaba preparando para una salida del comandante Tony Santiago. El barco iría por la misma ruta secreta que el mismo Antoñico Pérez había organizado desde los tiempos del gobierno de Batista: Caibarién-Isla Anguila-Miami.

Antoñico había inaugurado esa ruta, por lo cual  la conocía muy bien. Solamente que ahora, el pescador no iba a transportar revolucionarios como lo hacía antiguamente. Esta vez, Antonio Pérez había organizado su venganza y el destino hizo que se ejecutara en el mismo lugar, donde él había impedido el robo de las armas del Segundo Frente del Escambray. Allí mismo, en ese histórico lugar, donde Antoñico defendió el cargamento de armas, a finales del año 1958, situado en la costa sur de la Isla Anguila,  el pescador mató a Tony Santiago.


Allí, al sur de la Isla Anguila, a muy poca profundidad, se encuentran los restos de  la nave El Pensativo. Barco pesquero que sirve de testimonio de los errores de la ambición y el fanatismo. Seis muertos (Tony Santiago García, Juancito Martínez, Wicho Vega, Lizandro Sánchez Nieto, Juan Bautista Hernández Roy y Francisco Pequeño Sáez), fue el trágico resultado de esta conspiración extremista emprendida por la mano oculta de Faure Chomón. Lo que pudiera haber sido un ejemplar proceso humanista se convirtió en un experimento social violento, sectario y excluyente.

Quede la experiencia de Antoñico como un NO rotundo a los que siembran extremismo y cosechan lágrimas y sangre. Faure Chomón es uno de ellos y a las alturas del 2011 sigue con la política del odio y el revanchismo.

El informe que hizo el capitán José Benito González no fue muy verídico por ser  un amigo del D.R. y muy cercano a Antonio (Tony) Santiago y natural de Placetas. Es decir, González pertenecía al  círculo de Tony Santiago y de Faure Chomón”.

Miguel me envió ayer un documento que apareció publicado  en el sitio CuRed del régimen cubano, el que confirma lo que  él me expresó en nuestra larga conversación.  A continuación te lo reproduzco:

 “Los primeros miembros del MININT en Placetas estaban vinculados al DIER (Departamento de Investigación del Ejército Rebelde). Esto ocurrió en 1959; entre los fundadores del DIER están: Santiago Ruiz González (Chago), Julio Laurerio, José Benito González y otros.

Un lugar de honor merece en las memorias del MININT nacional y de Placetas el Comandante Antonio Santiago García, hijo de esta localidad.

Labor secreta de Tony Santiago.

Los Órganos de la Seguridad del Estado cubano determinaron que Tony se infiltrara en las filas de la contrarrevolución e informara sobre sus acciones como el agente Oliverio.

Muerte

El 8 de enero de 1961, partió hacia los Estados Unidos a cumplir una misión que se convirtió en un viaje sin regreso. Ese día, Tony comunicó al Departamento de Seguridad del Estado que partiría para Caibarién, donde abordaría un barco pesquero llamado “el Pensativo” rumbo a Estados Unidos.

El 9 de enero de 1961, Antonio Pérez Quesada, “Antoñico”, natural de Caibarién, tripulando una lancha, intercepta en alta mar la embarcación cubana “El Pensativo” que transportaba a los agentes de la Seguridad del Estado, comandante Antonio (Tony) Santiago García, Lizandro Sánchez Nieto, Juan Bautista Hernández Roy y Francisco Pequeño Sáez, quienes en cumplimiento de una misión operativa de la Seguridad del Estado se dirigían, a bordo de dicha embarcación, hacia Estados Unidos. Los atacantes dispararon sobre los revolucionarios y dividió en dos el casco del pequeño barco.

Durante un tiempo no se supo más de él, se desconocía lo que podía haber ocurrido, todo permaneció en silencio durante tres largos años. En 1964 se despejó la incógnita pues un agente de la Seguridad de Estado cubana infiltrado en Miami sostuvo una conversación en una taberna y reveló lo ocurrido a Tony y todos los tripulantes.

Juancito Martínez en 1958


El secreto no pudo ser revelado inmediatamente porque otros compañeros de la Seguridad del Estado infiltrados en organizaciones contrarrevolucionarias continuaban trabajando activa y eficazmente por la causa revolucionaria. Años más tarde, en 1970, se reveló la impresionante verdad: el comandante Tony Santiago murió mientras cumplía en las filas del enemigo, una misión encomendada por los órganos de la Seguridad del Estado. Con su muerte la Revolución había perdido a un hijo digno, fiel a su pueblo y a su patria.

En los primeros días de diciembre de 1958, Juancito, como era conocido, fue visto en el poblado de Placetas, ya que había recibido la orden de bajar al llano para establecer contacto con una expedición que traía armamentos para los combatientes del directorio.

El 23 de diciembre de 1958 en los momentos en que cumplía una misión en municipio de Caibarién perdió la vida.

Al ir a recibir el alijo de armas en Cayo Guárana, en la costa norte de la provincia, en un incidente surgido entre los que traían el cargamento de armas, Juancito y Manuel Vega Toscano que lo acompañaba, los mismos fueron asesinados y sus cadáveres lanzados al mar, era el 23 de diciembre de 1958 ».

*“En los primeros días de diciembre de 1958, Juancito, como era conocido, fue visto en el poblado de Placetas, ya que había recibido la orden de bajar al llano para establecer contacto con una expedición que traía armamentos para los combatientes del Directorio”. Publicado por CuRed.

Debo confesar que me siento orgulloso al tener el privilegio de ayudar a hacer descubrir la verdad sobre muchos sucesos que hasta hoy el régimen de los Castro había ocultado, o sobre los cuales había lanzado una campaña de difamación. Muchas gracias al amigo Miguel García Delgado por la confianza que ha depositado en mí. La próxima crónica continuará con los sucesos que determinaron la fundación del Segundo Frente del Escambray.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

One response

15 06 2011
»

[…] La venganza de Antoñico […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: