Nota de prensa histórica

11 03 2011

Faure Chomón y Ché Guevara, 1958.

 

París, 6 de marzo de 2011.

Recordada Ofelia,

Esta nota de prensa fue enviada desde la provincia cubana de Las Villas por Faure Chomón en 1958 para que fuese leída en el programa de radio La Voz del Directorio Revolucionario, que salía al aire a las 10 menos 10 p.m. por la estación miamense WMIE, que estaba situada en la 36 St.. del N.W. Sus locutores eran: Roberto Solís, Luis Blanca, Roberto Echevarría y Roberto Roque.

En la reunión de Hoyo Alemán se había ofrecido a Gutiérrez Menoyo el grado de coronel y de jefe del Frente del Escambray, para rivalizar con el Movimiento 26 de julio, pero éste no lo aceptó, declarando que el primer soldado de la insurrección contra el régimen de Batista y jefe de la Revolución cubana era Fidel Castro Ruz. Por tal motivo Chomón, el compañero José y los comunistas villareños emprendieron una campaña difamatoria contra Menoyo y sus combatientes.

El comandante Lázaro Artola, participante de la reunión de Hoyo Alemán, se quedó con el documento original y al triunfo de la Revolución se lo entregó a Roger Redondo en La Habana.

Considero que es un documento que forma parte de la historia de la Revolución Cubana y especialmente del papel que interpretaron los guerrilleros del Escambray, en su lucha contra el régimen de Fulgencio Batista. Lo obtuve gracias a la amabilidad de los ex guerrilleros Miguel García (Miguelito Camajuaní) y Roger Redondo, los cuales, como muchos de los que combatieron en el Escambray viven hogaño en el exilio en Miami.

El Escambray, Segundo Frente del Directorio Revolucionario.

Estima el Directorio Revolucionario necesario dirigirse al pueblo de Cuba y en especial al de Las Villas en cuyo territorio del Escambray se libran hermosas batallas por la reconquista de nuestras libertades.

Siempre en épocas de sacrificios, penurias, dolores y combates, los hombres se estrechan entre sí proporcionándose mutuo calor, aliento y ánimo. Una misma fe los une, una misma razón los guía. Sin querellas saben encontrar lo que buscan con entusiasmo y desprendimiento. Los triunfos de unos, son los de todos. Pero en esta época nuestra hay quienes prefieren disputarse las glorias y en su afán no escatiman medios para lograrlo, aunque el mismo siembre el equívoco, el encono y el malestar en todos los corazones.

Los que peleamos bajo la bandera del Directorio Revolucionario, luchamos al propio tiempo para lograr la unidad de todos los cubanos.

El Directorio respeta todo sacrificio que se realice por la causa de la libertad cubana, bajo cualquier emblema que se luche.

Por eso sabemos llevar, bajo cualquier situación por crítica que sea, el júbilo de los tranquilos de conciencia que actúan sin temor. Nos alegramos de los triunfos de los compañeros de otras organizaciones, admiramos al héroe anónimo y hacemos público reconocimiento de la bandera que asesta un golpe al dictador.

Así somos. Con este ánimo pudimos después del heroico Ataque a Palacio, el 13 de marzo de 1957 y del triste asesinato de cuatro compañeros en Humboldt 7, en que cayeron sus mejores hombres, los que sobrevivimos, amargamente tristes, pero firmes en nuestros ideales, nos dimos a la tarea de sustituir a los caídos y organizar nuestros cuadros dirigentes, convencidos de proseguir nuestro camino hacia la libertad de Cuba.

Vimos enseguida la necesidad de abrir un segundo frente de la lucha contra la dictadura y comenzamos a organizar el frente del Escambray en la provincia de Las Villas. En manos del compañero Eloy Gutiérrez Menoyo pusimos las armas y el mando de este frente de combate. Desde abajo compañeros del Directorio Revolucionario guardaban en secreto y trabajaban con este inconveniente de no dar publicidad al nuevo frente de lucha, para consolidar sus posiciones y poderlas abastecer. De esos héroes anónimos del Directorio Revolucionario que día tras día, ayudaron desde abajo, a los rebeldes del Escambray hay muchos muertos, otros torturados o encarcelados y los más, que siguen esta lucha hasta el triunfo o la muerte.

Mientras nosotros en el extranjero, adquirimos armas y nos preparábamos para trasladarnos y reforzar a los compañeros del Escambray. Y tras grandes vicisitudes y penurias después de nueve días de navegación llegamos a las costas cubanas haciendo realidad nuestro propósito.

De todos estos esfuerzos conjugados nació y se desarrolló este formidable Segundo Frente del Escambray que actualmente mantiene en jaque. Por eso al sostenerse el primer encuentro entre nuestros hombres y el ejército y caer heroicamente el jefe de aquella columna, el valeroso estudiante espirituano Enrique Villegas, fue el Directorio Revolucionario la organización revolucionaria que proclamó a la prensa extranjera y nacional la trascendencia de este hecho, como comienzo de otro frente de batalla contra la tiranía de Batista, pues agencias cablegráficas se hicieron ecos del mismo.

Después vinieron los encuentros de las Dianas, Banao, donde combatimos Eloy Gutiérrez Menoyo, jefe de milicias del Escambray, y varios compañeros más del ejército nacional como Eduardo García Lavandero, Luis Blanco, Enrique Rodríguez Loeches, Rolando Cubelas, Alberto Mora Becerra, Gustavo Machín y varios dirigentes provinciales como Tony Santiago y Armando Fleites.

Otros encuentros posteriores como los de Charco Azul y la toma de la hidroeléctrica en el Salto del Hanabanilla, fueron comandados por Alfredo Peña, Rolando Cubela, Tony Santiago y William Alexander Morgan, este último excombatiente de la Segunda Guerra Mundial. Todos ellos miembros del Estado Mayor del Segundo Frente que comanda Eloy Gutiérrez Menoyo.

Después de los sucesos del día 9 de abril, muchos compañeros del Movimiento 26 de julio tuvieron necesidad de buscar abrigo y protección en las lomas del Escambray, entre ellos se encontraba Víctor Bordón Machado, que hasta esos momentos se había mantenido en los montes de la Sierra Morena, en las cercanías de Quemado de Güines.

Al enterarse Eloy Gutiérrez Menoyo de que Bordón necesitaba auxilio, no perdió tiempo en brindarle apoyo bajando con cien hombres a las estribaciones del Escambray para ayudarlo a burlar la persecución del ejército. Queda con este gesto una vez más reafirmada nuestra postura de unidad revolucionaria. Así es el Escambray, por sus laderas han subido cubanos dignos a defender la libertad de Cuba, a todos se han recibidos sin partidarismos ni egoísmo, pero todos en respuesta a nuestra generosidad han respondido con lealtad y respeto a la jerarquía del Estado Mayor de este ejército revolucionario y a la organización que lo ha hecho posible. Así como la Sierra Maestra es del 26 de julio el Escambray es un frente patrocinado por el Directorio Revolucionario. Dos verdades y un sólo ideal.

El Directorio Revolucionario aboga por un pacto nacional de todos los sectores revolucionarios del país para mantener cada día más fuerte la lucha contra Batista hasta lograr la victoria.

POR UN TRECE DE MARZO VICTORIOSO.

Faure Chomón.

Secretario General del Directorio Revolucionario

Te ruego que la hagas circular entre familiares y amigos.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: