La Memoria Sindical de Cuba

9 06 2010

http://www.trabajadores.cu/materiales_especiales/suplementos/memoria-historica/neocolonia-1/los-que-no-creyeron-en-imposibles/image_preview

París, 7 de junio de 2010.

Querida Ofelia,

acabo de ver un excelente documental de Claudio Castillo y Jorge Maseti, cuyo título es: Cuba, Memoria Sindical. He constatado que mi ignorancia en todo lo que concierne a la historia del sindicalismo cubano era total.

A lo largo de  27 minutos, podemos ver a figuras importantes del movimiento sindical cubano que nos explican la evolución de las luchas obreras.

Roberto Simeón, sindicalista socialista nos cuenta la primera huelga cubana que se llevó a cabo por los obreros que construían el Castillo de la Fuerza en el siglo XVII, debido a las malas condiciones de trabajo  y a los salarios miserables.

Jorge Vals, coordinador del movimiento obrero y miembro del Directorio Estudiantil Revolucionario de los años cincuenta; Frank Fernández, escritor anarquista, Ricardo Bofill, ex miembro del PSP y combatiente por la defensa de los Derechos Humanos en nuestra Patria; etc., nos explican la historia de los sindicatos.

Así nos enteramos que en 1865 apareció el periódico La Aurora y en el 1886 El Productor, para defender las luchas obreras en Cuba. También que en 1914, numerosos obreros fueron deportados hacia España. Así como quiénes fueron  los  dirigentes sindicales  asesinados durante el Machadato: Enrique Varona, Alfredo López y Margarito Iglesias entre otros.

La caída del gobierno del General Machado fue la  consecuencia de una huelga general en 1933. La creación por los comunistas de sindicatos entre 1934 y 1945 se llevó a cabo con el apoyo de la U.R.S.S. Se nos explica como Fulgencio Batista fundó la C.T.C. y la entregó a los comunistas en 1938. Todos los obreros cubanos debían cotizar con el 1% de sus salarios.

El asesinato en 1942 en una reunión pública del sindicalista Sandalio Junco, fundador del P.C.C. junto a Julio Antonio Mella, pero que había criticado la falta de Libertad y la represión contra los obreros en la U.R.S.S., fue llevado a cabo por un comando  compuesto por tres sicarios: Osvaldo Sánchez (quien sería el primer jefe de la Seguridad del Estado del régimen castrista), Joaquín Ordoqui y Armando Acosta (el que sería el ”gran” coordinador de los C.D.R.).

René Díaz y Calixto Campos, respectivamente presidente y vicepresidente del Sindicato de Plantas Eléctricas, nos cuenta las ventajas sociales que disfrutaban los obreros de su sindicato, como el de la construcción de viviendas según sus necesidades, las Cajas de Retiro, el disfrute del 90% del salario como pensión, etc. En Cuba había un millón y medio de personas que cotizaban a los sindicatos, para una población de sólo seis millones de personas, un verdadero récord.

La C.T.C. se convirtió a partir de los años cuarenta en un pilar de la justicia social en nuestra Patria. El fracaso de la huelga de 1958 aparentemente fue provocado por el mismo Fidel Castro para comenzar a destruir el sistema sindical obrero con el que él tendría que enfrentarse en un futuro cercano según sus cálculos.

A partir de enero de 1959 comenzaron las confiscaciones, la represión, los encarcelamientos, los  fusilamientos, la  destrucción de sistema sindical  de la C.T.C. ( David Salvador, el socialdemócrata terminó en la cárcel). El control total sobre los sindicatos comenzó con la eliminación del derecho a hacer huelgas y el establecimiento de un departamento  especial para controlar a los dirigentes sindicales y sus relaciones con ciudadanos extranjeros en el Ministerio del Interior. Llegó a su punto culminante con el bochornoso Congreso Obrero de 1996. El discurso de Pedro Ross, verdadera marioneta del régimen, fue simplemente patético.

En 1960 se había celebrado el Congreso de los Melones (verde por fuera pero rojo por dentro). De los 2000 delegados, sólo 87 eran estalinistas. ¡Allí por primera vez se chifló a Fidel Castro durante un discurso! A partir de ese momento los dirigentes sindicales se alzaron, comenzaron a conspirar o partieron hacia el exilio.

El 18 de enero de 1960 fueron fusilados los sindicalistas : Luis Orio Méndez Pérez, William le Santé Naser y Julio Casielles Amigo.

Vicente Escobar nos cuenta  a propósito del fusilamiento en la provincia de Oriente de varios dirigentes sindicales locales que habían hecho un llamado a la huelga. Mientras que Jorge Vals nos habla a propósito de los más de treinta  líderes obreros encarcelados en una de las tristementes célebres Circulares de la “Cárcel Modelo” de Isla de Pinos.

Joel Brito, ex miembro del Comité Nacional de la C.T.C. entre 1989 y 1997, nos explica cómo se llevó a cabo la represión contra el sindicalismo independiente el 4 de diciembre de 1987. Fueron expulsados de sus trabajos 132 trabajadores por “atentar contra los intereses del trabajo.” Pero otros fueron condenados a largas penas de prisión por tratar de defender los derechos de los obreros, entre ellos están: Pedro Pablo Álvarez Ramos, (condenado a 25 años de cárcel),  Iván Hernández Carrillo (condenado a 26 años), Miguelito Galván (condenado a 25 años), Héctor Raúl Vallas (condenado a 14 años), Carmelo Díaz Fernández, Nelson Molinet Espino, Lázaro González Adán, etc.

A todo lo largo del documental  podemos ver magníficas imágenes de archivos que ilustran las palabras de las personalidades sindicalistas de diferentes ideas políticas que hoy viven en el exilio.

Actualmente el secretario general de la C.T.C. debe ser miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. No está permitido crear núcleos sindicales entre los obreros o empleados cubanos que trabajan en empresas extranjeras instaladas en Cuba.

Según las declaraciones de Jorge Vals “los actuales sindicatos cubanos son más similares a los alemanes durante la época de Hitler o a los españoles bajo el poder del Generalísimo Franco, que los que sobrevivían bajo el Machadato.”

El surgimiento clandestino de sindicatos independientes puede ser la semilla que hará crecer y florecer la futura Libertad sindical en el periodo que se abrirá al final de la dictadura de los hermanos Castro.

El documental fue realizado gracias al apoyo de la organización sindical sueca SAC.

La coproducción y distribución está a cargo de la Asociación Sin Visa.

Esta verdadera historia del movimiento sindical cubano se puede ver en la siguiente dirección de internet:

http://video.google.com/videoplay?docid=-635270410119636275#

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: